¡"Si amas al buen Jesús!"
de corazón con ternura,
vivirás siempre en la "luz"
y no verás sombra oscura.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Persecución de Cristianos, en el Imperio Romano


Los primeros cristianos se negaban a alistarse en el servicio militar y también a llevar ofrendas al emperador romano u otros dioses romanos. su actitud despectiva frente a todo lo que era considerado santo en el Imperio Romano, enfureció a todos en el poder.

Cómo comenzó todo
En el año 64 el emperador romano Nerón, acusó a los cristianos de incendiar Roma.
Esto marcó el comienzo de la primera fase de la persecución cristiana desatada por el estado romano. Muchos cristianos fueron tomados prisioneros y sentenciados a muerte en deportes horripilantes en el circo romano. Conforme a los relatos, se dice que Pedro fue muerto durante esta persecución de Nerón. Se dice que le pidió a su verdugo que lo crucificara cabeza abajo ya que no se sentía digno de morir de igual forma que lo hizo
Jesús.

Los Cristianos como chivos expiatorios
Bajó el régimen de los emperadores romanos Domiciano (81-96) y Trajano (98-113)
se produjeron atentados para atosigar a las comunidades cristianas. No eran perseguidas por el estado. Sin embargo, desde el siglo tercero, los cristianos fueron culpados de cada acontecimiento desafortunado que ocurría. Se decía que habían producido terremotos, guerras civiles y epidemias, ya que su negación a reconocer a los dioses romanos los había ofendido.

¿Ofrendar o morir?
En el año 249, Decio se convirtió en emperador del Imperio Romano. Quería fortalecer al imperio, que había sido debilitado por varios desastres, a través de una renovación de la religión. Para apaciguar a los dioses ordenó que todos los habitantes del imperio debían ofrendarles. todo el que así lo hiciera, recibía un certificado. Los que se negaban eran sentenciados a la muerte sin misericordia. Muchos cristianos se negaron a ofrendar y fueron asesinados.

La persecución crea un lazo
Es sorprendente que, a pesar de esta terrible persecución, el número de cristianos en verdad ascendiera. Por cada cristiano asesinado se convertían al cristianismo alrededor de una docena.
Cuanto más perseguidas eran las comunidades cristianas, más fuertes se hacían.
Los miembros no sólo estaban unidos entre sí por su fe sino también a través de los peligros que los amenazaban. Utilizaban símbolos y señales secretas para distinguir a los amigos de los adversarios. El símbolo más conocido que utilizaban es el pez.
La palabra griega antigua y clásica para pez es ICHTHYS.
cada letra representa una palabra. Las cinco palabras describen
el nombre y la naturaleza de Cristo y son una confesión de fe.
            I   Iesous      Jesús (es)  
                CH  Christos   el Ungido (y)
         TH    Theou     de Dios 
Y (Hyios   el Hijo
      S   Soter   el Salvador.